Ex de EA: El mercado de los videojuegos es una anarquía

Ben Cousins es un ex empleado de EA que ha estado detrás de juegos tan importantes como Battlefield 1943, Battlefield Heroes, Command & Conquer o Battleforge entre otros, como productor ejecutivo o manager. También ha pasado por Sony para más datos.

Durante la Game Developers Conference que comenzó ayer y se está realizando en San Francisco fue preguntado sobre como ve él el mercado actual de los videojuegos. Dijo dos cosas bastante interesantes: que el actual mercado de videojuegos es una anarquía y que los juegos para dispositivos móviles estaban generando una fuga de cerebros en desarrolladoras dedicadas a las consolas tradicionales.

Es una anarquía lo de ahí fuera, y estas grandes compañías están encontrando dificultades para dirigir sus superpetroleros.

Es un hecho, las grandes compañías como EA están perdiendo mucho dinero. Ellos achacan el problema a las plataformas móviles que les están robando un gran porcentaje de mercado.

Los hábitos de los jugadores están cambiando y ahora el consumo de los videojuegos está pasando del salón de casa a la parada de autobús, por ejemplo. Según declaraciones del propio Cousins: Con las consolas estás enfrente de la televisión un par de horas por la tarde. La plataforma principal de juegos estará donde sea más conveniente, y rápidamente se está convirtiendo en cualquier lugar, en el móvil.

Viendo esto, muchos desarrolladores están empezando a centrarse en las plataformas móviles en detrimento de las consolas como Xbox o PlayStation. Durante la conferencia se hizo una encuesta a 2.500 desarrolladores sobre en que plataformas tenían pensado desarrollar, los resultados fueron los siguientes:

58% eligieron smartphones y tablets
11% PlayStation o Xbox (Sony o Microsoft).
6,4% Wii U (Nintendo)

En términos de costes empresariales, un juego para una plataforma móvil cuesta mucho menos desarrollarlo que otro para una consola. Los equipos de desarrollo son más pequeños y el margen de beneficios es superior en estudios pequeños que en grandes compañías.

Las cifras de ventas de muchos videojuegos para consolas son espectaculares y sus propias distribuidoras o desarrolladoras califican como éxitos de ventas pero los balances de sus cuentas siguen sin arrojar los beneficios que ellos estiman.

El problema bajo mi punto de vista es que los que dirigen los grandes superpetroleros no están sabiendo adaptarse a la velocidad necesaria y siguen dando palos de ciego en algunos casos y siguiendo una estrategia poco o nada acertada. Por ejemplo, con DLCs y ediciones de juego que se venden inicialmente como premium o completas y que posteriormente quedarán incompletas o con políticas de precios abusivas.

Deja un comentario